Puede compartir este articulo:

La secretaria general del PSPV-PSOE de la provincia de Valencia, Mercedes Caballero, ha enviado a la dirección de la orden de los cartujos que gestionan el Monasterio de Portacoeli un escrito por el cual insta a la dirección a “facilitar al servicio de Patrimonio de la Diputación la revisión e inspección solicitada y así comprobar el estado de conservación de la estructura y el patrimonio que hay en la propiedad”.

Ante las información aparecidas en www.eldiario.es que aseguran que los monjes Cartujos han negado a la Diputación los permisos pertinentes para la confirmación o no del buen estado de los bienes del Monasterio de Portacoeli en el municipio de Serra, el PSPV-PSOE de la provincia de Valencia ha instado a los responsables del Monasterio a la colaboración con la institución provincial dado que “aunque en este momento los monjes puedan alegar que el edificio es de su propiedad, hay que recordar que la cesión se hizo en su día con unos condicionantes que no es posible comprobar que se estén cumpliendo sin que se realicen las inspecciones pertinentes”.

En opinión de la Secretaria General la legislación patrimonial afecta tanto a las propiedades públicas como a las privadas y la negativa de la orden a evidenciar su cumplimiento a través de las inspecciones pertinentes “hace pensar que el mantenimiento del patrimonio no se haya realizado de forma satisfactoria y ahora se encuentren con que pueden perder la propiedad del edificio y terrenos adyacentes cedidos en su momento”.

Una PNL en Corts pidiendo la apertura a visitas del edificio

Además, la también diputada autonómica presentará en Les Corts una Proposición No de Ley para que el Consell inste a la dirección actual del Monasterio a la apertura del edificio “para que esta joya patrimonial que data del siglo XIII esté abierto a visitas”. Tal como ha recordado Caballero “tras la declaración en 2006 del Monasterio como Bien de Interés Cultural, este edificio debería estar abierto al  régimen de visitas pertinentes”.

Se están incumpliendo constantemente varias de las premisas bajo las que la orden de los Cartujos gestiona el Monasterio, primero no dejan que la Diputación compruebe si se ha efectuado el mantenimiento exigido y por otra no se abre al público tal como es preceptivo tras su declaración de BIC. Ante esto Mercedes Caballero ha asegurado que “si no se produce un cambio de actitud y la colaboración total con la instituciones, vamos a estudiar las acciones legales oportunas que obliguen a la dirección a cumplir la legislación vigente e incluso plantearemos la posibilidad de pedir la reversión de la propiedad al Estado”.